El estudio más grande realizado nunca sobre diabetes muestra que el control intensivo de glucosa reduce las complicaciones graves

         
Download the Media release

“Los resultados del estudio ADVANCE van más allá de la evidencia actual”

San Francisco, EE.UU., 6 Junio de 2008 – Los nuevos resultados del estudio mundial más grande realizado nunca sobre tratamientos de diabetes muestran que el control intensivo de la glucosa (azúcar) sanguínea utilizando glicazida de liberación modificada y otros fármacos requeridos, protege a los pacientes contra las complicaciones graves de la enfermedad. En particular, el tratamiento intensivo reduce en una quinta parte el riesgo de enfermedad renal. Los resultados del estudio ADVANCE (Acción contra la Diabetes y la Enfermedad Vascular), que se han presentado hoy en la Asociación Americana contra la Diabetes y que se han publicado en el New England Journal of Medicine, muestran que esta estrategia de tratamiento intensivo tiene el potencial de beneficiar a millones de pacientes diabéticos de todo el mundo.

La diabetes mellitus es una de las amenazas más grandes para la salud en las poblaciones de todo el mundo. En el mundo hay aproximadamente 250 millones de personas con diabetes, y se estima que ese número se eleve a 380 millones en el año 2025.

El Profesor Stephen MacMahon, investigador principal del estudio y Director Jefe del Instituto George, de Australia, dijo: "Nos enfrentamos a una epidemia global de diabetes. Los resultados del estudio ADVANCE van más allá de los datos existentes, y demuestran ahora que el reducir el nivel de hemoglobina A1c (un marcador del control de glucosa en sangre) al 6,5% es una forma segura y efectiva de reducir las complicaciones graves, particularmente el riesgo de enfermedad renal, una de las consecuencias más graves e incapacitantes de la diabetes, que conduce a la muerte a una de cada cinco personas con diabetes.”

“La hipoglucemia (bajo contenido de azúcar en sangre) fue poco frecuente en el estudio ADVANCE, aunque como se esperaba fue más frecuente entre aquellos que recibían el tratamiento intensivo,” señaló la Directora del estudio y Profesora Asociada del Instituto George, Anushka Patel. “Estos hallazgos refuerzan el hecho de que la reducción de la glucosa sanguínea en la diabetes es segura y juega un papel importante en la prevención de las complicaciones graves.”

“Además, en contraposición al estudio recientemente interrumpido ACCORD, no hubo ninguna evidencia de ningún riesgo aumentado de muerte entre aquellos que recibían el tratamiento intensivo en el estudio ADVANCE.”

ADVANCE se inició y diseñó por doctores en el Instituto George de Australia para Salud Internacional (George Institute for International Health) e involucró a un grupo de investigadores médicos independientes de 20 países de todo el mundo. En el estudio participaron 11.140 pacientes con diabetes de tipo 2, a los cuales se les trataron y monitorizaron durante cinco años. El estudio tenía como objetivo reducir los niveles de hemoglobina A1c al 6,5% o por debajo. El tratamiento intensivo incluía la sulfonilurea, la glicazida de liberación modificada, para todos los pacientes y otros fármacos que fuesen requeridos para lograr el objetivo de hemoglobina.

Los principales hallazgos de ADVANCE demuestran que el tratamiento intensivo de reducción de glucosa en sangre:
• Controlaba de manera segura la glucosa en la sangre a un nivel HbA1c medio del 6,5%
• Reducía de manera significativa el riesgo general de complicaciones graves asociadas a la diabetes (en un 10%), con una reducción de una quinta parte de las enfermedades renales (21%) y un 30% de reducción en el desarrollo de proteinuria, un marcador bien establecido del riesgo cardiovascular aumentado.
• Lograba una tendencia positiva hacia la reducción del riesgo de muerte cardiovascular (12%), aunque esto no fuese estadísticamente significativo.

“Hoy, está claro que la prevención de las complicaciones vasculares importantes de la diabetes requiere de un planteamiento multifactorial que haga frente a todos los factores de riesgo modificables, entre los cuales el control intensivo de la glucosa juega un papel importantísimo, en particular protegiendo a los riñones”, concluyó el Profesor John Chalmers, presidente del grupo directivo del estudio.

FIN



Para más información, por favor póngase en contacto con:
Emma Orpilla – Relaciones Públicas, Instituto George para Salud Internacional
Tel: +612 9993 4500/ Móvil: +61410 411 983
Fax: +612 9993 4501/ e-mail: eorpilla@george.org.au
www.thegeorgeinstitute.org.au

Sarah Ballard / Moira Gitsham
Tonic Life Communications
Tel: +44 207 798 9900/ Móvil: +44 7989 689 283
E-mail: sarah.ballard@toniclc.com / moira.gitsham@toniclc.com

www.advance-trial.com


Anotaciones para el editor:
ADVANCE se diseñó, llevó a cabo, monitorizó, analizó y fue comunicado por un grupo de colaboración de investigación médica respaldado por la Sanidad Nacional del Gobierno Australiano y el Consejo de Investigación Médica después de un completo análisis efectuado por colegas. El estudio se llevó a cabo independientemente del patrocinador industrial y del Comité Directivo, cuyos miembros no incluyeron ningún representante de la industria, y tuvo la última responsabilidad en comunicar los resultados.

Intervalos de confianza: el control intensivo reducía el estadio final conjunto y principal macrovascular y microvascular (18,1% vs. 20,0%; razón de riesgo o hazard ratio (HR) 0,90, intervalo de confianza del 95%, 0,82 a 0,98, p=0,013). Los principales sucesos microvasculares se redujeron (9,4% vs. 10,9%; HR 0,86 [0,77 a 0,97], p=0,014), principalmente debido a la reducción en nefropatía (4,1% vs. 5,2%; HR 0,79 [0,66 a 0,93], p=0,006), sin ningún efecto significativo en la retinopatía (p>0,1).

La primera parte del estudio ADVANCE investigaba los efectos del descenso intensivo de la presión sanguínea en el resultado, utilizando una combinación fijada de perindopril e indapamida. Los resultados se publicaron el año pasado. Referencia: Grupo de Colaboración ADVANCE; Patel A, MacMahon S, Chalmers J, Neal B et al. Effects of a fixed combination of perindopril and indapamide on macrovascular and microvascular outcomes in patients with type 2 diabetes mellitus (the ADVANCE trial): a randomised controlled trial. Lancet 2007; 370:829-40.

El Instituto George para la Salud Internacional es una organización de investigación de la salud reconocida internacionalmente, que lleva a cabo investigaciones de gran impacto en un amplio panorama referente a la salud. Es una organización líder en cuanto a pruebas clínicas, política de Sanidad y áreas de edificación de capacidades. El instituto posee una red mundial de expertos médicos de primera en una variada gama de campos de investigación, así como pericia en cuanto a diseños de investigación, dirección de proyectos y análisis estadístico y de datos. El instituto, el cual es respetado por los hacedores de la política mundial, ha atraído un respaldo financiero significativo de los gobiernos y de organizaciones filantrópicas y corporaciones. Las investigaciones del Instituto George se publican asiduamente e internacionalmente en las más importantes revistas académicas.

El Consejo de Salud Nacional e Investigación Médica de Australia es el ente máximo del gobierno australiano de apoyo a la salud y a la investigación médica, de desarrollo del asesoramiento relativo a la salud para la comunidad australiana, para los profesionales de la salud y los gobiernos, y el ente encargado de ofrecer asesoramiento en cuanto al comportamiento ético en la asistencia sanitaria y en la conducta de la investigación médica y relativa a la salud.

La entidad de apoyo financiero para la investigación de la empresa farmacéutica francesa Servier es el Institut de Recherche International Servier.


Comité directivo e investigadores del estudio ADVANCE:
o John Chalmers, Director Superior del Instituto George para Salud Internacional, Profesor Emeritus de Medicina de la Universidad de Sidney, Profesor Emeritus de Medicina de la Universidad de Flinders, Australia.
o Stephen MacMahon, Director Principal del Instituto George para Salud Internacional, Profesor de Medicina Cardiovascular y Epidemiología de la Universidad de Sidney, Australia.
o Anushka Patel, Directora de la División Cardiovascular del Instituto George para Salud Internacional, Doctora en Medicina, Medicina Cardiovascular, Hospital Royal Prince Alfred, Sidney, Australia.
o Diederick E. Grobbee, Profesor de Epidemiología Clínica de la Universidad de Utrecht, Director del Centro Julius para Ciencias de la Salud y Cuidados Primarios, Países Bajos.
o Pavel Hammet, Director del Laboratorio de Medicina Molecular, Centro Hospitalario de la Universidad de Montreal, Profesor del Departamento de Medicina de la Universidad de Montreal, Canadá.
o Stephen Harrap, Director y Profesor del Departamento de Fisiología de la Universidad de Melbourne, Australia.
o Li-Sheng LIU, Presidente de la Liga Mundial de Hipertensión, Presidente de la Liga China de Hipertensión, Director del Centro de Investigación y Pruebas Clínicas, Liga China de Hipertensión, Beijing, China. o Neil R Poulter, Profesor de Medicina Cardiovascular Preventiva, Imperial Collage, Londres, Reino Unido. o Mark E Cooper, Director del Centro Danielle Alberti para Complicaciones de la Diabetes, Director de la División Vascular del Instituto de Investigación Coronaria Baker, Australia.
o Eleuterio Ferrannini, Profesor del Departamento de Medicina Interna, Universidad de Pisa, Italia.
o Paul Glasziou, Director del Centro de Medicina basada en la Evidencia, Departamento de Asistencia de Salud Primaria, Universidad de Oxford, Reino Unido.
o Simon Heller, Profesor de Diabetes Clínica, Universidad de Sheffield, Director de Investigación y Desarrollo de la Fundación de Hospitales de Enseñanza de Sheffield (Sheffield Teaching Hospitals Foundation Trust), Reino Unido.
o Giuseppe Mancia, Director de la División y Departamento de Medicina Interna, Hospital de San Gerardo, Monza, Presidente del Departamento de Medicina Clínica y Prevención, Universidad de Milán-Bicocca, Italia.
o Michel Marre, Director del Departamento de Endocrinología, Diabetología y Trastornos Metabólicos, Hospital Bichat-Claude Bernard, Francia.
o Carl Erik Mogensen, Profesor de Medicina, Departamento Médico M (Diabetes y Endocrinología), Hospital Universitario Aarhus, Dinamarca.
o Bruce Neal, Director Superior de Investigación y Desarrollo, Instituto George para Salud Internacional, Profesor Asociado de la Facultad de Medicina, Universidad de Sidney, Australia.
o Chang Yu PAN, Profesor del Departamento de Endocrinología, Hospital Beijing 301, China.
o Anthony Rogers, Director de la Unidad de Investigación de Pruebas Clínicas, Profesor de Epidemiología, Director de la Unidad de Investigación de Pruebas Clínicas, Escuela de Salud de la Población, Universidad de Auckland, Nueva Zelanda.
o Bryan Williams, Profesor de Medicina, Escuela de Medicina, Universidad de Leicester, Médico Consultor de Hospitales Universitarios de Leicester, Clínica de Hipertensión de Leicester, Reino Unido.
o Mark Woodward, Profesor de Medicina y Director, Centro de Bioestadística, Departamento de Medicina, Centro Médico Monte Sinaí, Nueva York, EE.UU.